De Guindos admite una futura venta de Bankia, pero no de forma inmediata

Bankia está de moda. Así lo demuestran tanto su buena marcha en Bolsa como la favorable acogida que tuvo su reciente emisión de 1.000 millones de deuda en el mercado. Pero también las muestras de interés que ha recibido el FROB por parte de varios inversores para tomar parte en el proyecto. Desde el Gobierno se insiste, no obstante en que aún queda trabajo por hacer y que no se iniciará el proceso de desinversión hasta poco antes de finales de año. En el mercado, sin embargo, gusta la idea de que comiencen ya las ventas. ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de una y otra opición?

En contra de vender

El principal argumento de aquellos que defienden ceñirse al plan previamente establecido, que pasa por dar prioridad a la subasta de Catalunya Caixa, es que el Estado tendría que asumir pérdidas. Aunque es cierto que las acciones de Bankia cotizan ya en los entornos de los 1,35 euros a los que el FROB entró en su capital (en concreto ayer cerró a 1,33 euros y hoy coquetea con los 1,37), los expertos consultados aseguran que los grandes paquetes accionariales se venden en el mercado con descuentos sobre el valor de mercado. Un valor que, por otra parte, aún debe consolidarse en la Bolsa. Las acciones de la entidad acunulan una subida del 8% en lo que va de año y de más de un 166% desde julio de 2013. La gran incógnita es, en cualquier caso, si el paso del tiempo asegurará las ganancias para el Estado.

A favor de vender

Los defensores de comenzar ahora con la desinversión destacan las ventajas que tendría para apuntalar la mejorada imagen de España en los foros internacionales. Hoy mismo, «The New York Times» califica a Bankia como el «símbolo del renacer financiero español». El diario recuerda que hace menos de dos años la caja parecía «la versión española de Lehman Brothers», mientras que «de repente ha pasado a convertirse en un símbolo de lo que podría ser el inicio de una recuperación financiera nacional».

Además, el hecho de que el Estado pueda comenzar a hacer caja con una entidad nacionalizada tiene evidentes réditos políticos. Más aún con las elecciones ya en el horizonte. No hay que olvidar que la factura para el contribuyente del rescate bancario no ha sido menor:56.693 millones en ayudas públicas, de los que 38.383 ya da por perdidos el FROB. Todo un fracaso para las autoridades, que se pusieron como objetivo número uno que la reestructuración costara lo menos posible a los ciudadanos.

Via productos-bancarios.com

El presidente de Banesco continúa con las reuniones de trabajo para tomar el control de Novagalicia

El presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet, ha continuado este viernes con las reuniones de trabajo para conocer el estado de Novagalicia —que se ha adjudicado en la subasta del FROB— y avanzar en los procesos para hacerse con el control de la entidad gallega.

   Escotet se ha desplazado esta semana a Galicia por segunda vez desde que se resolviese el proceso para la venta de Novagalicia. El martes estuvo en las oficinas de A Coruña y el miércoles se desplazó a Vigo, aunque también ha visitado estos días otras ciudades como la de Lugo.

   Fuentes cercanas a Banesco han manifestado que los próximos días serán de “mucho trabajo”, dentro de un proceso “normal” en la compra de una entidad. Tras conocer la decisión del FROB, el propio Escotet dijo en la primera visita a Galicia que esperaba poder tomar el control efectivo de Novagalicia en un plazo de entre 60 y 90 días.

  En el proceso quedan pendientes, entre otros puntos, la presentación del proyecto ante Bruselas y la resolución del problema de las preferentes, que el presidente de Banesco se comprometió a resolver en 90 días.

Unicaja alcanza un 97,56% del capital de Ceiss

 Unicaja ha alcanzado un 97,56% del capital de Ceiss en el proceso de canje planteado por la entidad andaluza para adquirir las antiguas cajas de Castilla y León.

   Estos datos se han facilitado por la entidad agente de la oferta de canje y se corresponden con los inversores mayoristas, según ha informado Unicaja a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

   Se cumpliría así una de las primeras condiciones de “aceptación mínima” establecida en la nota de valores dentro del proceso de adquisición de Ceiss por parte de Unicaja.

   La segunda condición pasa por que la entidad andaluza alcance al menos el 75% de la suma de las acciones de los mayoristas y bonos de los minoristas (antiguos tenedores de participaciones preferentes y deuda subordinada) de Ceiss.